Redactora de noticias, 45 años.

Comencé el proceso de aprendizaje con Stella después de pasar por una experiencia personal dolorosa, en un momento de gran insatisfacción.

El trabajo con Stella cambió positivamente mi vida en muchos aspectos. Aprendí mucho sobre mí misma, superé viejos lastres, comencé a tomar conciencia de mi cuerpo y, sobre todo, aprendí a percibir mis sentimientos y mis necesidades. Gracias a ello, muchos de mis problemas se resolvieron y mi vida mejoró mucho.

Stella me condujo a lo largo de ese proceso (no siempre fácil) con gran sensibilidad, cordialidad e inteligencia. Con ella me sentí siempre segura y cómoda, condición necesaria para poder abrirme y llegarme a conocer realmente. Stella se muestra a la vez afectuosa y profesional. Trabajar con ella ha sido una gran experiencia.

Traductora, 42 años.

He trabajado con Stella dos veces y en dos temas diferentes.

La primera vez se trataba de salir de mi cabeza y volver al cuerpo después haber pasado por un psicoanálisis. Un efecto secundario muy positivo de aquella primera fase fue que dejé de fumar, porque oí claramente a mi cuerpo decirme: Eso no te sienta bienˮ.

La segunda, Stella me ayudó a tomar la decisión de tener un niño, y me acompañó en la primera fase del embarazo, en la que sentía muchos miedos.

En esa época lloré y reí mucho con Stella y, sin ella, no habría tenido a mi hijo. ¡Gracias, Stella!

Periodista científica, 59 años.

Hace más o menos dos años que voy a sesiones con Stella Lorenz.
Como viajo mucho, mi cuerpo ansía realmente la profunda relajación que experimenta en ellas y los retos a los que Stella le somete.

Como científica y periodista médica conozco muchos tipos de terapia, pero valoro especialmente este abordaje por su versatilidad. Aúna algunos aspectos de las medicinas china o india clásicas con enfoques de la medicina moderna. Los pacientes reciben masajes intensos del tejido conjuntivo, pero también terapia conversacional. El objetivo es aprender a sentir tu propio cuerpo, y percibir cuándo y por qué aparecen los dolores para ser capaz de enfrentarse a ellos.

Cada cierto tiempo me permito unas sesiones de este “trabajo curativoˮ, sobre todo en los momentos de mayor estrés. Después, siempre paso unos días animada y sintiendo mi cuerpo con más intensidad. Pero también ha habido un cambio importante y definitivo desde que comencé a trabajar con Stella: ahora soy capaz de percibir las tensiones y relajaciones que inconscientemente se producen en mi cuerpo y actuar yo misma sobre ellas.