Procesos de recuperación: para que el cuerpo se regenere

Cuando sufrimos un trauma físico o desarrollamos un síntoma crónico, perdemos una parte de nosotros mismos: sentimos menos la parte correspondiente de nuestro cuerpo, o no podemos utilizarla con la misma flexibilidad. Perdemos parte de nuestra movilidad y vitalidad, parte de nuestra espontaneidad, nuestra fuerza y nuestra alegría.

En los procesos de recuperación, tratamos de recuperar esa parte de nosotros que hemos perdido y, con ello, nuestra fortaleza y energía. De forma sistemática, identifico contigo las sensaciones y limitaciones asociadas a la parte del cuerpo afectada, cómo están relacionadas con otras zonas del cuerpo y qué tiene que ocurrir para que puedas transformar el dolor, volver a funcionar y recuperar la flexibilidad y la movilidad.

Durante el proceso de recuperación, la energía contenida en la zona afectada por el dolor o en proceso de curación se libera, y queda a disposición de tu cuerpo para que pueda intervenir en el proceso de autocuración.

Nota

Los procesos de recuperación son un tipo muy eficaz de terapia del dolor y están destinados a activar el potencial autocurativo del cuerpo. Sin embargo, no pueden reemplazar a los tratamientos médicos y yo no estoy capacitada para realizar diagnósticos médicos. Si estás recibiendo tratamiento médico o vas a recibirlo, no debes interrumpirlo o aplazarlo.