Procesos de aprendizaje para desarrollar todo tu potencial

A lo largo de nuestra vida aprendemos a percibir nuestro entorno de determinada manera, y eso determina nuestras reacciones ante las situaciones que se presentan. Es decir, desarrollamos formas automáticas de pensar, actuar y sentir.

Con frecuencia, estos mecanismos perduran aunque las circunstancias hayan cambiado, por lo que nos impiden experimentar cada situación de un modo distinto y emplear nuestras cualidades particulares para reaccionar con flexibilidad en función de las circunstancias.

Pero lo que pensamos y sentimos tiene lugar en todo el cuerpo. Nuestra actitud ante determinadas situaciones produce posturas y bloqueos físicos, como los agarrotamientos generados por el estrés o el agotamiento que sufrimos después de vivir situaciones de gran intensidad emocional.

Sin embargo, al igual que un día aprendimos a seguir ese patrón de comportamiento, podemos aprender a acabar con él.

A través de un proceso de aprendizaje personalizado y estructurado en el que utilizaremos distintas técnicas de contacto y de respiración, llegarás a prestar más atención a tu cuerpo. Gracias a ello, identificarás en él modos automáticos de comportamiento que te limitan y serás capaz de cambiarlos.

De este modo, se abre la posibilidad de que pasen otras cosas y puedes aprovechar tus cualidades y facultades para perseguir tus objetivos.

Nota

Los procesos de desarrollo personal están destinados a promover la salud y el bienestar de mis clientes. Sin embargo, no puedo emitir diagnósticos médicos ni tomar medidas de tipo médico, por lo que los tratamientos médicos que puedan ser necesarios en ningún caso deberán interrumpirse, aplazarse o suspenderse.